Entrevista

Entrevista | Wilfredo Prieto


Por Aline Hernández / @AlineHnndz | Mayo, 2016

Wilfredo Prieto (1978, Sancti Spíritus, Cuba) artista conceptual que suele trabajar a partir de recursos como el humor, la ironía o en cierto sentido, la irreverencia o la provocación mediante formatos como la instalación o la intervención, presenta su nueva exposición en la Galería kurimanzutto, la primera muestra individual desde que el artista forma parte de la galería. Prieto vuelve nuevamente a echar mano de recursos casi imperceptibles o “caracterizados por una sencillez casi escandalosa” como explican en el texto de la muestra y como ocurrió en su muestra pasada que albergó la Sala de Arte Público Siqueiros.

Me interesa iniciar hablando sobre la exposición que estás por inaugurar en la galería kurimanzutto. La última vez que te entrevisté fue en 2012 con motivo de tu muestra en la Sala de Arte Público Siqueiros y fue una exposición algo controversial en el sentido de la posición en la que dejabas a los espectadores con respecto a tus piezas. Hablo de esos límites que borrabas o cómo jugabas con ellos y era frecuente ver a los espectadores entrar a la sala buscando la obra sin encontrarla. Entonces, con respecto a la presente muestra, quiero preguntar si tu obra ha cobrado otro rumbo, han pasado ya varios años desde entonces, ¿sigues trabajando a partir de recursos similares?

En el caso de la Sala de Arte Público fue otro tipo de proyecto. En la SAPS me interesaba más meterme en el tema de lo artístico como operación, como metodología de trabajo, fue entonces más una experimentación en esa dirección pero también en relación a mí mismo como proceso, ya que implicó investigar en los sistemas del arte, abordar preguntas sobre cómo funciona curatorialmente un espacio o una institución; en este sentido fue un resultado completamente diferente. Ahora lo que estoy por presentar en kurimanzutto está mucho más relacionado con el trabajo que hago comúnmente, digamos más rutinario, que es estar de alguna manera reflejando todo lo que me interesa de la experiencia del día a día, esos temas que tienen que ver más con los modos de vida desde el punto de vista más local, más común, de todo lo que hace uno cotidianamente en casa hasta las problemáticas políticas, sociales o filosóficas que están todo el tiempo en el entorno global; es decir, más allá de un contexto determinado, más de una experiencia vivencial de un momento determinado. Esta exposición, como te decía, tiene como objetivo indagar más en temas sociales, políticos y culturales.

¿Qué tipo de temas estás abordando? En el texto explican que regresas a México con una serie de pequeñas intervenciones dentro y fuera del espacio expositivo, aunque esto queda bastante abierto, dice poco, y en relación a lo que mencionabas antes, que abordarás temas sociales, políticos o filosóficos, esto genera una especie de apertura o incertidumbre sobre el tema o lo que presentarás en la exposición. 

Sí, tienes razón, es muy abierto pero cada obra para mí tiene una autonomía específica siempre, y cada obra está hablando de cuestiones muy independientes, de manera muy individual, por eso hay un margen bastante abierto desde el punto de vista político o social. Realmente cada una toma senderos diferentes a pesar de que la exposición tiene un sentido común que va más a cuestionamientos que te estás encontrando en el día a día pero desde una mayor profundidad, que intenta llevar reflexiones a problemáticas actuales desde un punto de vista bastante íntimo, digamos cotidiano.

Entiendo y quisieras hablar en concreto de alguna obra, profundizar en alguna en específico.

Bueno, por ejemplo, va a haber una pieza de la SAPS titulada No más Clip (2012), te puedo hablar sobre eso, que regresa otra vez. Lo que me parece importante es que la obra en este caso se connota de otra manera. Se trata de una pieza bastante pequeña que va a estar en la recepción, es decir, en un área de oficina. Entonces la pieza va a connotar un poco el entorno, implica una intervención en un espacio determinado, pero simultaneamente, va a implicar una connotación mucho más crítica que cuando se presentó en la SAPS. En este caso, creo que va a ser mucho más crítica, va a estar dialogando con el espacio de otra forma que la va a llevar a una situación mucho más precisa, que tiene que ver con todo esto que te estaba comentando.

A partir de lo que explicas y retomando el proyecto que presentaste en la SAPS, uno de los factores o características que recuerdo fue todo este trabajo con objetos y la búsqueda de generar circunstancias a partir de gestos que implican a dichos objetos, cuando no que los determinan. En este sentido, quisiera saber si vas a volver a recurrir a este tipo trabajo, aún cuando el fin de las obras cambie. 

Sí, todo eso sigue siendo muy importante para mí porque en definitiva estoy trabajando con la realidad, y por tanto, estoy reflexionando sobre ésta. Me interesa el hecho de que todos estamos constantemente rodeados de gestos, de acciones, de significados… esas maneras diferentes de activación pero sí, de alguna manera, el medio es el mismo, esto se hace a través del objeto, del significado, de la acción; quizá cambia la manera en que estas piezas se activan en un espacio expositivo y en un espacio más de intervención pública. En este sentido, esta exposición no va a ser tanto la exposición en formato clásico que se suele presentarse en una galería sino va a buscar intervenir los espacios, digamos, públicos de la galería. Entonces, de alguna manera van a entrar en diálogo obras mucho más específicas a partir de una determinada intervención y otras que son más específicas podrán ser leídas concretamente desde un espacio pensado para leer arte. Creo que habrá un diálogo en el recorrido, en el transitar; esta exposición va a indagar sobre algunas cuestiones desapercibidas tanto simbólicas como formales, lo que estoy planteando es que se tiene que descubrir la exposición también.

Entiendo que por eso estás tomando más precauciones al hablar demasiado de la exposición.

No, no es sólo eso sino que de alguna manera tampoco quiero decirte la dirección que yo estoy tomando porque eso implicaría cerrar de algún modo la dirección que pueda tomar la gente sobre ésta, por eso trato de más bien compartir indicadores básicos que puedan tener alguna relación. Siguen siendo obras muy autónomas que voy a estar relacionando y que se van a estar conectando unas con otras, pero aún así cada una tiene independencia simbólica total. Y después se van a relacionar en ambientes diferentes del espacio, para mí ha sido muy importante la arquitectura de esta galería, hay una referencia también, hay un pequeño pie forzado que ayuda a la hora de hacer museográficamente la organización del proyecto.

Me interesa hablar sobre tu regreso a México. La situación en el país como la situación en Cuba ha cambiado bastante, me gustaría que platiques un poco de eso pero también sobre tu situación aquí. Ahora formas parte de la Galería kurimanzutto, quisiera saber cómo es que esta relación se fue gestando a lo largo de estos años.

Mira, México fue ciertamente algo que conocí tarde, un país que viví tarde. Estuve viviendo primero en Europa, después me fui a Estados Unidos y México siempre era un país muy cercano del que había escuchado mucho pero nunca me había aproximado. Pero después de una serie de proyectos que fueron saliendo, en el Museo del Palacio de Bellas Artes o la exposición en la SAPS me hizo tener una cercanía tremenda y me hizo tener una necesidad de casi estar volviendo continuamente. Se volvió así como una segunda casa, y cada vez se vuelve más un pretexto de relacionarme con México y quizá tenga que ver con la cercanía cultural que hay con Cuba, a pesar de que hay diferencias muy marcadas pero hay también cuestiones muy cercanas en relación al resto del mundo y eso es algo que me ha atrapado mucho, además de que me identifico con muchas cuestiones caóticas de México: formas de organización o con formas humanas, todo esto siempre me ha parecido muy enriquecedor y evidentemente estamos viviendo una época de cambios trascendentales a nivel global, viviendo horas mucho más pesimistas pero hay zonas que yo considero mucho más positivas como es el caso de México o la Habana y me parece que todos esos cambios culturales a nivel de política evidentemente tienen muy buena salud.

Creo que México y la Habana, en el sentido de estos cambios que han tenido lugar, tienen muy buena salud, de vida, de cultura, realmente de un intercambio o un movimiento constante que te hace estar eufórico, viendo cómo se está activando la escena. Y en el sentido de los cambios de Cuba, siempre ha sido un país que ha hecho un experimento, o sea, lleva 50 años de experimentación en un sentido político, social y siempre ha estado en continua transformación. Ahora lo que hay es una revolución mediática que realmente lo que ha cambiado es la imagen de Cuba, yo creo que el cambio está en que los medios de comunicación han cambiado su opinión de Cuba por primera vez y eso nunca había pasado, entonces sí es interesante cómo el mundo esta cambiando a los ojos de ver Cuba y eso me parece muy positivo.

Y para terminar, ¿puedes hablarnos sobre tus siguientes proyectos, si vas a participar en otra exposición o qué viene a futuro?

Sí, ahora estoy preparando un proyecto en la Trienal de Setouchi en Japón y es muy interesante porque son varias islas muy pequeñas y yo voy a trabajar en una isla que es la más lejana y está bastante abandonada. Eran 6,000 habitantes que vivían ahí y hoy en día viven 400 personas, bastante mayores ya, y voy a intervenir espacios abandonados pero no es el mismo concepto de abandono que tenemos nosotros. Entonces es algo muy delicado desde el punto de vista cultural y quiero profundizar en otra manera de entender la relación con los espacios, los objetos, etc.

Imagen: Cortesía Galería kurimanzutto.