Entrevista

Entrevista | Uryan Lozano


Por Sandra Sánchez / @phiopsia | Agosto, 2014 

Hay que cuidar de sí, dice Foucault en La hermenéutica del sujeto. Enuncia el cuidado distanciándose del simple conocimiento racional. Cuidar es explorar, trabajar sobre uno mismo, pero no sólo para establecer un orden lógico de lo que es; la vuelta de tuerca está en la experimentación y puesta en crisis del propio ser. El cuidado es un trabajo constante, el cuerpo está vivo.

Al observar las piezas y exploraciones del artista visual y sonoro Uryan Lozano, pienso en el escrito de Foucault. Lozano trabaja sobre el cuerpo, el dibujo y la voz para abrir espacios de conocimiento, sanación e interacción social. Sobre la mesa-pretexto del arte, el artista coloca pistas y pautas para detonar un recorrido interior en el espectador: experiencia compartida en espacios colectivos. Su trabajo se ha alojado en sitios como el Laboratorio Arte Alameda, La Academia de San Carlos, El Museo Experimental el ECO, el Centro Cultural de España en México, etc.

La entrevista que les presentamos indaga sobre el taller “Cuerpo Vivo”, que impartirá el siguiente semestre, junto a Karina Terán, en la Unidad de Vinculación Artística del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

01—Me interesa el epíteto cuerpo vivo, título del taller, ¿por qué el énfasis en la vitalidad?

Lo vivo es una cuestión inacabable, el lenguaje nos ayuda a identificarnos dentro de esa experiencia sublime. El taller parte de detonar la consciencia del propio cuerpo para nutrir su alcance, pero sobre todo profundizar en las dudas que surgen de esa práctica, desde escuchar nuestra respiración hasta atender estados que nos salvan de morir. Identificar esa fuerza y sus límites nos hacen cuidar de uno mismo y por ende de los otros. Es urgente empatizar también en el arte.

02—Se que la pregunta es titánica, pero ¿por qué relacionar el cuerpo, la voz y el dibujo? ¿Cuál es la coyuntura de exploración?

El cuerpo es por sí mismo un fluido comunicante, también un eje receptor y emisor de dos de las formas más ancestrales de comunicación, la voz y el dibujo. De sus gestos primarios vamos asumiendo al universo, a la familia, a lo artístico, a lo desconocido y a nosotros mismos. De observar la transformación de estos gestos nos damos cuenta que latimos, que tenemos un cuerpo. Somos responsables de usar estos lenguajes para dirigirnos al discernimiento de lo vital.

03—Ubicas el taller dentro de la trans, inter, multidisciplina, ¿por qué?

Son términos que usamos como nodos del lenguaje para referirnos a prácticas corporales cada vez más abiertas que contactan con disciplinas, como las que atañen a la salud, al arte, al sonido, a la visualidad, a la sociedad, a nuestra intimidad con lo innombrable y concreto.  Estamos dispuestos a atender, a su ritmo, maneras de ser vivo.

04—Trabajarás junto con Karina Terán, ¿cómo se realizará la colaboración?

Karina Terán es una pedagoga y bailarina que ha ampliado su campo de acción a situaciones que enriquecen el sentido del cuerpo como algo necesario, desde allí hacemos una intersección a lo más cercano del ser humano, es decir, la energía del propio cuerpo. Dado que trabajo básicamente con la observación y escucha colectivas (imagen, sonido y voz), ambos colaboramos en desarrollar estados perceptivos profundos para cuestionarnos mutuamente lo vital.

05—¿A qué publico va dirigido?

Básicamente a todo ser humano que esté dispuesto a desarrollar una escucha de sí mismo en comunidad. Vamos abriéndonos paulatinamente a distintos rangos de edad, debido a que cada cuerpo requiere de una atención específica, por ahora nos enfocamos a público infantil, adolescentes y adultos jóvenes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.