Entrevista

Entrevista | Rurru Mipanochia


Por Sandra Sánchez / @phiopsia | Febrero, 2015

Rurru Mipanochia es una ilustradora mexicana que va más allá de la tendencia de dibujar animales antropomorfos, figuras geométricas o muñecos con grandes ojos. Su trabajo tiene como hilo conductor una reflexión sobre el género y la cultura prehispánica en donde el foco se encuentra en la exposición de los órganos sexuales y el sexo explícito. La primera lectura es lúdica, el uso de colores fosforescentes permite dejar sus ejercicios en un acto más de diseño; sin embargo, cada uno de sus dibujos contiene símbolos que cuestionan la mitología y el rol paternalista que hemos naturalizado en nuestra sociedad. Aquí una entrevista:

01—¿Por qué el dibujo como medio para problematizar el género?

La mera verdad, para ser sincerx,  para mí es igual la plataforma que utilice, empleo el dibujo porque es lo que más me gusta hacer.

02—¿Qué problema de identidad se tensa entre género y el imaginario prehispánico?

Una característica del pensamiento mesoamericano es la fusión de lo masculino y lo femenino en un principio polar. Ésta dualidad era parte importante de la creación del cosmos, de su (re)generación y de su manutención.  Esto se puede ver claramente en las representaciones en pares de muchas deidades mesoamericanas, las cuales estaban constituidas por un dios y una diosa, como Ometéotl u Ometecuhtli, el creador supremo, quien era entendido como un par femenino-masculino ( Omecihuatl-Ometecuhtli). Otros ejemplos los vemos en la alternancia del sol y la luna; el maíz era por turnos femenino (Xilonen-Chicomecoatl) y masculino (Cineteotl-Itztlacoliuhqui).  Algunos autores dicen que el ordenamiento polar de los opuestos se estructuraba en la complementaridad dándole movimiento al concepto. La masculinidad era referida sólo en  referencia a la feminidad y viceversa. Se van desplazando el uno hacia el otro, por que en la cosmovisión Mesoamericana, la dualidad no era ni fija ni estática sino estaba en continuo cambio.

03—¿Cuál es el hilo conductor entre las piezas y en dónde radica la singularidad de cada pieza?

Trabajo muchas veces por series. En mi primer serie “Caquita mils” trato de representar ciertas deidades de manera individual. También me baso mucho en la estética, por ejemplo, en la segunda serie que tengo se pueden ver chicxs de cabellos coloridos, represento a Tlazoltéotl en diversas posiciones y juegos sexuales. En otra serie, represento otra deidad  pero ésta vez con máscaras de gas. Hay otra serie donde dibujo algunos ritos de carácter sexual, y así sucesivamente…  Depende, el primer dibujo es el que me va a ir diciendo hacia dónde, a veces es como por casualidad, la verdad. Los últimos dibujos  que he hecho son como colaboraciones de texto o hacia ciertos temas que me piden algunos colectivos.

04—Tus dibujos los llevas a derivas como playeras y objetos de diseño, ¿dónde encuentras el margen entre la ilustración y la mercancía?

Pues, creo que eso depende del contexto… no sé… échale un choro teórico, y mete una playera al museo, una taza… y puedes hacerla pasar quizás,  por “una pieza de arte”… je, je.

05—¿La representación del acto sexual implica otros significados más allá del acto mismo?

Sí,  algunos ritos y mitos prehispánicos que tenían como pretexto el acto o la representación sexual.

06—Distribuyes los dibujos por proyecto, ¿Cuál es tu proyecto actual?

Tengo dos, uno —en el que estoy trabajando ahorita— es sobre ilustrar algunos pasajes del Popol vuh. El otro es dibujar algunos mitos donde aparezca zotz-murciélago.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.