Entrevista

Entrevista | Daniel Aguilar Ruvalcaba


Por Sandra Sánchez / @phiopsia | Marzo, 2015

Daniel Aguilar Ruvalcaba es un “híbrido contemporáneo” que lo mismo transita por la escritura y la ilustración en medios como Frente, que en propuestas de exposición sobre el arte en Biquini Wax. Si lo situáramos en absurdas coordenadas, su quehacer refiere siempre a acciones que dislocan el tránsito continuo de discursos; paréntesis que abren las paradojas del mundo del arte, y de la política nacional, siempre con un tono de humor negro ante la queja constante de que todo está mal.

Tutorialess en una pieza que se encuentra en internet y que fue expuesta en el Museo Universitario del Chopo. Como su nombre lo indica, parte de una serie de instrucciones que, si son ejecutadas, derivarían en la construcción de objetos inútiles, pasando por una crítica a las nuevas políticas de Estado, incluyendo la violencia y la modificación a la regulación de instituciones como el IMSS. Aquí una entrevista que busca ahondar en reflexiones sobre el papel del arte como crítica, sus límites y posibilidades.

01—¿Cuál es para ti la diferencia entre un objeto común —con una utilidad específica— y la inutilidad de los objetos en el mundo del arte? ¿Por qué te interesa dicha exploración?

Incluso los objetos aparentemente inútiles en el mundo del arte tienen una utilidad. En relación con Tutorialess, lo que me interesa reflexionar es si el arte debe ser útil. Partí de la preocupación de Tania Bruguera por generar un arte útil; a partir de ahí comencé a reflexionar si era necesario que el arte tuviera alguna finalidad. Hablar de la utilidad de lo inútil en el mundo del arte es muy útil; hay dos corrientes de arte que vienen desde la modernidad, lo autónomo, y la obra de arte total. Me parece pertinente el momento en donde el arte se confunde con la vida y entonces algo puede ser aplicado o mezclado, ya no sólo como una experiencia estética, sino como cualquier otra experiencia.

Del lado del arte autónomo, el arte parece estar desentendido del mundo, una utopía, un código intraducible. Ambas aproximaciones tienen una utilidad real, hay mercados que validan las dos aproximaciones. En el arte autónomo, aparentemente no puede cuantificarse su utilidad, pero sí su valor; hay proyectos como el de Tania donde el espacio artístico, a partir de su autonomía, permite que sucedan no sólo las dinámicas del arte, sino otras. Esto, en términos de mercado, de producción de objetos, rebasa su salida material para proponer experiencias, documentos, videos. Aunque para este tipo de material también hay un mercado secundario. Al final siempre hay alguien para quien trabajar.

02—Dentro de esta división ¿dónde inscribirías Tutorialess?

Esta serie de videos y de objetos no sé dónde juegan. Me gustaría que aparecieran en los dos lados. ¿Qué significa ser un artista? ¿Qué es el arte en estos días? Son preguntas que me generan incomodidad. Esta pieza proviene de intereses anteriores y lecturas actuales, como Uprising, de Franco Berardi, donde dice que en la sublevación, la poesía es el lenguaje de lo intraducible, aquella cosa que no se puede decodificar. También, algo más reciente, tengo en mente el artículo de McKenzie, “Designs for a New World”, donde habla del artista como hacker, pero no precisamente como hacker informático, sino como la persona que entiende y habla los códigos para luego abrirlos, como un paréntesis. Los Tutorialess serían como un paréntesis en esa economía de intercambio de conocimiento.

Volviendo un poco a la pregunta anterior, la diferencia entre los objetos en el mundo “común” y en en el mundo “del arte” tiene que ver con el lenguaje, con la forma en la que se habla de estos objetos. También del contexto en donde estos objetos se sitúan. Un vaso no deja de ser un vaso. Joshua Simon en Neo materialism, dice que todas las obras de arte son mercancías, pero no todas las mercancías son obras de arte. Ahí está precisamente la diferencia. Hay mercancías que tienen esa contingencia.

03—Enfocando específicamente en el arte, ¿tú cuál crees que es el valor de uso de los Tutorialess y cuál su valor de cambio más allá del juego evidente? Tanto de los videos como de los objetos.

Lo que me interesa es, en qué términos se pueden generar obras de arte de código abierto. Estaba leyendo a Boris Groys, en un texto que problematiza por qué el arte contemporáneo es democrático, en el pone un ejemplo que enfoca en la cosa: el arte contemporáneo muestra de qué está hecha la cosa o cómo se hace; al ver un rayón sobre un papel, ves el gesto, el proceso de elaboración es muy simple. En ese sentido, estaba leyendo otro texto que sostiene que en nuestra relación con la propiedad privada, a pesar de que se nos muestra la cosa, no sabemos de qué esta hecha; por ejemplo, ahí está una Coca Cola, pero su fórmula es secreta desde que se fundó. Lo que intento es hacer explícito y tautológico este proceso: saber de qué están hechas las obras de arte. En Tutorialess exploro, por una parte, de qué están hechos los objetos, por otra, el proceso de documentación del trabajo artístico.

Sobre la pregunta en específico, el valor de cambio de una obra de arte se eleva tanto porque es inútil, como es inútil vale mucho, paradójicamente. Falta un segundo momento, más allá de la página web y de la exposición: si alguien quiere comprar esto ahí está la oportunidad de hablar del valor, cuesta lo que cuestan las cosas. En el proceso de circulación y de consumo de estas cosas, hablando ya en términos materiales, lo más interesante sería que hubiera una especie de reproducción de esos objetos. Sin embargo, la misma naturaleza de los objetos, tan absurdos y caprichosos, hace que cuando la gente los ve, específicamente el público que no es consumidor de arte, haga comentarios tales como: ¡esta pendejada qué!

04—¿Cómo imaginas la inserción de los Tutorialess en el flujo de imagen y video en internet? Estoy pensando específicamente en aquellos en los que hablas de las políticas de Estado, mediante imágenes de paisaje, logotipos, etc., narrando problemáticas sociales como la violencia y las nuevas reformas, al tiempo que generas imágenes en Photoshop.

En el momento de producción de las cosas, tenía en mente a este grupo de artistas hipstersones gringos, que hacen arte llamado “postinternet”, más o menos por el 2010-2011. Ellos sostienen que el arte se produce a partir de las lógicas de circulación de internet; aunque no estés conectado, estás presente. Lo que me gustaba era buscar una nueva materialidad.

En relación a los nuevos medios, me consterna que no hay un conflicto en el momento en que las piezas se presentan en el museo. Alrededor del año 2000, el arte que se producía en línea tenía una vida sólo ahí. Después, en el momento de exhibición, se presentaba en viejos formatos como una pantalla o una computadora. Realmente no había un desplazamiento de la imagen y de los objetos que se producían en esa plataforma específica. Una de mis preocupaciones es cómo la imagen puede ser tanto una serie de códigos, traducciones, algoritmos y cómo puede ser al mismo tiempo un objeto. Todos los artistas visuales producen imágenes, es inevitable problematizar cómo esas imágenes circulan, su inserción “en el mundo”. Tutorialess habita en YouTube, en Facebook, en el museo o en un impreso.

05—¿Qué relación estableces con la historia del ready made en la era digital?

Pienso que el ready made abre la línea de discusión sobre el concepto de autor, cómo se puede jugar, limitar y ampliar; hasta qué punto se es autor y, por lo tanto, dueño de algo. Cómo se llega a poseer algo que uno no hizo, produjo o trabajó manualmente. Con los Tutorialess cuestiono de qué forma uno se puede desapropiar de las cosas de las que uno, previamente, se apropia. El momento de desapropiación llega cuando los videos circulan. Me gusta la idea de que alguien pudiera utilizarlos y hacer algo; mi hermana me regaló una de las playeras enmicadas como regalo de navidad.

Por otro lado, es interesante cómo el arte conceptual, o la producción que no es necesariamente material, puede volverse una manualidad o un producto en masa; ligado a ello está la forma en que se puede compartir, en ese sentido el “género del tutorial” produce una respuesta material: la manualidad del concepto. Esa es la relación que encuentro entre el ready made y estos videos:  la incomodidad que provoca el concepto de autor y el ready made como manualidad.

06—Daniel Garza Usabiaga, curador de tu exposición, en la hoja de sala del museo, habla de la didáctica que se genera en internet, basada en el “hágalo usted mismo”. En principio, este tipo de aproximación genera una transformación en el intercambio de conocimiento, el cual se empieza a articular desde otras lógicas como la comunidad. En Tutorialess llevas esta operación a un nivel de humor negro y crítica, pues los objetos, aparentemente, no llevan a nada útil. ¿Vislumbras una zona oscura dentro de la política del hágalo usted mismo o sólo utilizas ese proceder como medio?

Sí hay un conflicto con el hágalo usted mismo, casi todas las empresas de internet se sostienen del trabajo gratis. Wikipedia es uno de los ejemplos más claros, trabaja con muchos voluntarios. Hay cosas muy buenas del trabajo en comunidad y las nuevas formas de compartir el conocimiento; pero también hay cosas muy oscuras. Hay momentos en que el trabajo que se hace de manera afectiva y desinteresada se capitaliza como explotación; pienso en comunidades de open source, que construyen sistemas operativos que otras empresas copian para venderlo.

De ahí surge toda la cultura del Sharing economy, como Airbnb, que se alimenta de la imagen de que se construye todo en línea y con un discurso positivo, pero llega un momento en que las acciones que generaban una lógica de intercambio distinta, son apropiadas por otras iniciativas, regresando al corporativo.

La cultura del hágalo usted mismo también tiene que ver con las condiciones precarias de estos días. Borys Groys habla del autodiseño como una herramienta de construcción de la identidad, una ficción de la libertad y autonomía, pero todas estas iniciativas corren el riesgo de insertares en lógicas sin cuestionarlas, generando dinámicas de poder.

Foto: GASTV.