Entrevista

Entrevista | Amalia Pica


Por Pamela Ballesteros / @apoteosis_  | Noviembre, 2015 

El sentido de comunidad emplazada en contextos específicos es uno de los conceptos que conducen el trabajo de Amalia Pica (Argentina, 1978), cuyas piezas generalmente se accionan a partir de la participación e interacción pública. Actualmente el trabajo de Pica se incluye en Bajo un mismo sol: arte de Latinoamérica hoy, muestra que bajo la curaduría de Pablo León de la Barra reúne obras representativas de distintas regiones de América Latina.

Dentro de este contexto, en la exhibición se ubica A ∩ B ∩ C (2013), pieza de la artista argentina que se activa con el juego de combinar las diferentes figuras geométricas, acto que funciona como representación de las múltiples y nuevas formas que se pueden construir a partir de la interacción social. Amalia Pica comparte su opinión respecto a esta exploración del arte latinoamericano.

Tu pieza sugiere la intersección del espectador como potencializadora de nuevas configuraciones. En el sentido de la exposición, a tu manera de ver, ¿cómo está sucediendo la conversación entre América Latina?

Es una posibilidad de lectura de la pieza, que habla de los momentos de relación, y esta exposición es una posibilidad de esas relaciones entre las piezas. En términos de Latinoamérica, me parece que no existe una conversación constante, porque también Latinoamérica es una construcción, uno no se siente latinoamericano hasta que se nos pide asumirnos como tal. Es algo muy real, hay una intimidad cultural y hay una cercanía en prácticas con otros artistas, pero al mismo tiempo, la noción rígida de Latinoamerica a veces se siente como un encasillamiento.

Entonces tiene estas dos potencialidades: la potencialidad de hacernos sentir cercanos pero al mismo tiempo encasillados. Depende de cuáles sean las conversaciones.

La acción comunitaria es un elemento sustancial en tu trabajo, y creo que las posibilidades de creación artística se están abriendo desde colectivos, movimientos pequeños con impacto micro. ¿Percibes que se estén concretando nuevas formas de organización?

Los esfuerzos micros siempre han existido, y que tal vez ahora haya la intención de contar historias más amplias e inclusivas, ojalá, eso sería casi una expresión de deseo. Me parece que incluso grandes artistas han salido de esos micromovimientos o experimentos colectivos. Desde hace mucho tiempo los artistas no trabajan solos, trabajan en diálogo y las comunidades artísticas son terrenos muy fértiles para la actividad artística.

No sé si ahora se da un incremento en ello, pero tal vez, con suerte, exista una valoración mayor. Para mí es la manera más genuina en que el arte puede existir.

¿En esta comunidad latinoamerica el arte sucede como un vehículo para el pensamiento crítico?

Creo que el arte es una herramienta para pensar el mundo, para que el arte sea efectivo en esos terrenos o pueda correr más allá tiene que estar acompañado por circunstancias. Me parece que hay ejemplos dentro de la historia del arte, obras de arte que se han transformado no solo en expresiones de movimientos populares, sino también han generado sus momentos. Eso siempre va acompañado de circunstancias, nunca es una cuestión meramente ligada a la intención del artista.

¿Y en qué circunstancias ubicas a Latinoamérica?

La escena artística latinoamericana siempre ha sido muy rica, y creo que tal vez, el tener instituciones frágiles en comparación con otros países del mundo, genera una resonancia y una actitud por hacer ocurrir cosas que siempre ha sido muy fuerte. Me parece que ese espíritu se conserva y sigue adelante.

¿Enunciar el panorama artístico —en este caso de América Latina— desde el museo o desde la inserción del arte con la comunidad misma?

No creo que sean situaciones excluyentes, en el mejor de los casos los museos pueden hacerlo, en otros, llevan misiones paralelas que en ocasiones no se conectan tanto con la comunidad como deberían conectarse, pero no percibo que sean excluyentes. Me parece también, que las galerías de los emprendimientos de escalas más pequeñas cobran sentido en esa escala y en esa comunidad, entonces a veces los museos tienen un motivo para coleccionar esas propuestas y a veces no, sin embargo, eso no les quita que hayan existido y que hayan tenido sentido dentro de la comunidad.

Foto: David Heald © 2014 SRGM