Arte

EL PROBLEMA DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO A PARTIR DEL DOCUMENTAL


Por Abel Cervantes 

El número más reciente de Letras Libres incluye una entrevista con Sebastián Hoffman (autor de Halley), donde menciona que el documental es uno de los géneros cinematográficos más importantes de México. El argumento es parcialmente cierto. Los festivales que lo difunden en la República son muchos y en gran medida de buena calidad. También es verdad que la producción documental de nuestro país ha tenido un crecimiento exponencial importante. No obstante, existen todavía tareas pendientes.

En los últimos años la educación del territorio ha sido tema de debate. Y algunas disciplinas artísticas han intervenido para ofrecer sus puntos de vista. Podemos recordar, por ejemplo, Vórtice, exhibida en el MuAC, de Marcela Armas, que critica y reflexiona sobre la calidad de los libros de texto gratuito de la SEP. Sin embargo, en el cine tiene cabida un ejercicio insulso sobre la educación en México. ¡De Panzazo! (2012), dirigido por Juan Carlos Rulfo y Carlos Loret de Mola, aborda el tema desde una perspectiva superficial e, incluso, sesgada.

La primera secuencia muestra a una mujer lavando coches en un estacionamiento. Posteriormente, cuenta a la cámara que trabaja duro para ofrecerle una educación digna a su hijo, ya que quiere que el sea “alguien en la vida”. Lejos de interrogar una frase gastada y vacía, el documental la utiliza como hilo conductor de su relato. Pero el problema no sólo se refiere a la selección de las imágenes o de las entrevistas. Para ¡De Panzazo! la educación es un saber técnico, que se puede aprender solamente en un aula, cuya finalidad es otorgarle a las personas herramientas para ganar más dinero.

Por supuesto, la película se olvida que los medios de comunicación, encabezados por Televisa y Tv Azteca, son uno de los principales responsables del bajo nivel educativo del país. Como menciona Pablo Alarcón Cháires en La Jornada Jalisco en marzo de 2012: “La programación de Televisa expresada en La escuelita, el talk  show de Laura Bozzo, El chavo del ocho, En Familia con Chabelo y telenovelas como La reina del Sur, entre otros, denigran la labor formativa del profesor, fomentan la violación a los derechos humanos, la misoginia, el individualismo, la competencia y la visión del sexo como mercancía; son discriminativos, crean fantasías (no sueños) y recuerdan situaciones que han bañado de sangre el territorio mexicano”. ¿Cuándo se realizará un documental trascendente y sólido que investigue seriamente alrededor del problema?