Arte

EL AUTOMÓVIL GRIS


Por Andrés Reyes / @MrIntra

 

 

A todos nos queda claro que el devenir histórico del cine mexicano ha sido un sinuoso proceso que ha derivado en un deprimente declive estético causado principalmente por la influencia de distintas figuras de poder, quienes a través de un cínico monopolio, determinaron que el cine mexicano contemporáneo debe apelar a la inmediatez del público. Sin embargo, recordemos que previo al ocaso estético, hubo momentos importantes en los que el cine mexicano fue reconocido a nivel internacional por su calidad y riqueza artística. Tal es el caso de la cinta El automóvil gris del director Enrique Rosas. Se trata de una película que en 1919, relataba los asaltos y secuestros de una banda de ladrones, lo que reflejaba el conflicto social que México atravesaba como consecuencia de la revolución en curso. Es una película que forma parte del listado de los cien mejores filmes del cine mexicano y se le considera la cinta más importante del cine mudo nacional.

Hoy, casi un siglo después, la cinta es re-presentada bajo la dirección del Claudio Valdez Kuri en el Teatro Esperanza Iris a manera de montaje multidisciplinar, reinterpretando la película original al estilo benshi japonés. Hay que recordar que el benshi fue una figura clave para el inicio cine nipón, pues se trataba del narrador que relataba la trama de las películas mudas. Históricamente hablando, fue la característica más importantes del cine japonés de principios del siglo veinte, por lo que la reinterpretación del Teatro de ciertos habitantes —compañía teatral de Claudio Valdez Kuri— no sólo rinde homenaje a esta gran película de Enrique Rosas, sino a toda una época del cine internacional. La narración en vivo corrió a cargo de las actrices Akiko Lida y Fabrina Melón, quienes dieron vida a los más de cuarenta personajes que aparecen la cinta. Sus voces sonaron sobre, las notas interpretadas por el pianista Ernesto Gómez Santana, quien ejecutó partituras japonesas de época, para asentar la atmosfera oriental.

Si bien esta readaptación permite acercarnos a la cinta a través de una mirada que renueva y enriquece estéticamente la cinta original; los conflictos sociales narrados y la delincuencia descrita en la trama, mantienen al público inserto en la obra como si ésta describiera una sociedad atemporal en el que los problemas sociales siguen siendo los mismos.

El automóvil gris al estilo benshi japonés es una obra para aquellos que gustan del buen cine tradicional pero que están abiertos a experimentar propuestas alternas. Se ha presentado desde el 2002 en mas de 500 ocasiones en distintos países como Japón, Alemania, Egipto, Polonia, entre otros, y ha sido traducida al francés, inglés, portugués, árabe, polaco y japonés. Para esta temporada, se presentó en nuestro país únicamente por seis  fechas, 7, 8, 9, 14, 15 y 16 de febrero en el Teatro de la Ciudad.