Arte

El Amparo se llena de misticismo


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El recién remodelado Museo Amparo, ubicado en la ciudad de Puebla, llena sus salas con exhibiciones que incluyen una colección extensa de arte mexicano, pasando por lo prehispánico hasta piezas contemporáneas.

El sueño de Mirra y otras constelaciones de Regina Silveira, una intervención en todo el espacio, destaca su dimensión y un bordado que no pareciera tener principio ni fin, una ficción por completo. La artista trabaja en cada una de sus intervenciones mostrando lo fácil que es cambiar la perspectiva de espacios; su trabajo nos guía a revisar cada uno de los rincones arquitectónicos del museo donde cada muro intervenido trae impreso una historia de la exposición.

Otra sala del museo presenta el trabajo de Kati Horna, cuya obra fotográfica representada por plastas negras y blancas de fotomontajes y fotogramas que realizó décadas atrás. El tiempo que ahora sólo se contempla y se sabe a partir de la sensibilidad que maneja en cada una de sus fotografías, una visión que muestra lo desconocido de la tierra, de una sociedad transgredida, miradas perdidas de un sanatorio, desastres y personajes inventados.

La exposición Ruta mística traída desde Monterrey se conforma con las obras de distintos artistas que han profundizado sobre el contexto latinoamericano, abarcando pintura, dibujo, escultura, video e instalación. El concepto de la muerte se hace notar en distintas piezas, como la del artista Gabriel de la Mora, que cumple con una limpieza impecable con un juego de cartas que datan de un tiempo y un espacio determinado. Ruta mística nos trae entre otros artistas, distintas miradas contextuales, mostrando en cada una de las piezas una reflexión inmediata y basta del trabajo artístico contemporáneo, sus posibles vertientes de concebir la historia así como los enigmas dentro de la investigación en el arte.