Música

DUM DUM GIRLS: NADA MÁS QUE LA VERDAD


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

Hay quien piensa que la estrella de rock es una raza en peligro de extinción. Dee Dee Penny es de las pocas figuras actuales que intenta contradecir dicho argumento; más allá de su talento musical e incuestionable atractivo físico, Penny posee ese indefinible je ne sais quoi que logra llevar a sí todas las miradas. ¿Está su música a la altura de un posible estrellato? Too True, tercer disco de su proyecto Dum Dum Girls, es una obra redonda y disfrutable, sin llegar al grado de obra maestra.

 

Video oficial de “Lost Boys and Girls Club”

 

El sonido de Too True no se desvía demasiado de lo explorado en trabajos anteriores de Dum Dum Girls; rock retro de factura cuidadosa, con guitarras bañadas en reverb creando oníricas y sensuales atmósferas. La producción, como en casi todos los discos del proyecto, corre a cargo del veterano Richard Gottehrer (quien en la década de los 60 compuso algunos de los hits que años después serían tan clara influencia en Dee Dee Penny) y de Sune Rose Wagner (cuya banda, The Raveonettes, es un destacado referente dentro del subgénero de revival indie sesentero en el cual trabajan Dum Dum Girls). Pero si bien las melodías de Penny y la brevedad y concisión de sus temas remiten a la década de los 60, la producción y sonido de Too True están anclados en la década de los 80.

La voz de Penny, sin contar con un rango amplio ni con virtuosismo técnico, es un instrumento de gran potencial comercial. Aunque en algunos sectores el atmosférico sonido de Too True le ganó comparaciones con Siouxsie and the Banshees, su voz me recuerda más a divas del pop ochentero como Belinda Carlisle o Laura Branigan. Eso en realidad resulta afortunado; después del éxito alcanzado por Savages, lo último que necesitamos ahora es a otra imitadora de Siouxsie.

Too True reposa la voz de Penny sobre un colchón sonoro cuidadosamente trabajado, pero afortunadamente no todos los aciertos en Too True son atribuibles a la producción; Penny cuenta con un innegable talento para componer temas pegajosos y memorables. Canciones como “Cult of Love” e “In the Wake of You” son pequeñas delicias pop, melodiosas sin sacrificar su potencia rockera. “Are You OK” y “Rimbaud Eyes” transmiten una gran ternura en sus versos mientras que sus coros surcan las alturas con empuje adrenalínico (aunque es una lástima que nadie le dijera a Penny cómo se pronuncia “Rimbaud”). Mi tema favorito es “Lost Boys and Girls Club”, cuyo tempo lento y amenazante genera una fascinante fricción con el entramado de reverberantes guitarras; pese a no ser el tema más accesible del disco, la decisión de publicarlo como primer sencillo del mismo resulta inspirada.

 

“Rimbaud Eyes”

 

Con diez temas y apenas media hora de duración, Too True se va como el agua. No es una obra maestra, pero ello se debe más a la autoimpuesta modestia de su formato que a cualquier carencia en su creación o ejecución. Resulta difícil decir si Dee Dee Penny es la estrella que el rock moderno esperaba, pero sin duda es algo bueno contar con Dum Dum Girls dentro del panorama pop actual.