Otras disciplinas

De Keersmaeker: contra lo efímero de la danza


 

Una de las características que permiten que la danza contemporánea trascienda lo efímero del hecho escénico y se convierta en un referente artístico es la inteligencia vertida en la composición coreográfica. Estrenada en 1982, la pieza Fase, Four Movements to the Music of Steve Reich, de Anne Teresa De Keersmaeker, sigue vigente en el mundo del arte y sus valores estéticos no han perdido actualidad.

De Keersmaeker es una coreógrafa y bailarina belga que nació en 1960. Estudió con Maurice Béjart en Bruselas y después en la Universidad de Nueva York. Su labor coreográfica despertó la atención de los críticos en 1982 con Fase y un año después fundó la compañía Rosas que aún dirige y que en 2013 cumple treinta años junto con la pieza Rosas Danst Rosas, uno de sus trabajos más representativos.

Compuesta por tres duetos y un solo, Fase es una coreografía que retoma explícitamente la estructura de cuatro piezas del músico minimalista Steve Reich: Piano Phase (1967), Come Out (1966), Violin Phase (1967) y Clapping Music (1972). El movimiento del cual surge esta danza tiene un efecto mecánico reforzado por la repetición de frases con los brazos y los desplazamientos cortos con base en la rotación del cuerpo.

En 2002, en el vigésimo aniversario de Fase, el cineasta belga Thierry De Mey filmó la coreografía en cuatro locaciones diferentes, tanto en interiores como en exteriores. En 2012, para inaugurar The Tanks, un espacio dedicado al arte en acción de la Tate Modern de Londres, Fase fue adaptada por Keersmaeker para ponerla en escena dentro del museo, lo que permitió a los espectadores tener un contacto más directo con los detalles y los gestos mínimos de la pieza.

Con una exploración que une el lenguaje musical con el de la danza, Keersmaeker creó la pieza Rosas Danst Rosas en una colaboración simultánea con los músicos Thierry De Mey y Peter Vermeersch. La coreografía consiste en la intercalación de movimientos cotidianos y simples de cuatro bailarinas en una estructura que los despoja de su significado familiar o utilidad aparente y los convierte en una danza abstracta. Actualmente es una obra de culto para la escena internacional. En 1997 también fue filmada por Thierry De Mey.

En 2011, Keersmaeker y su trabajo fueron protagonistas de un escándalo. La cantante estadounidense Beyoncé fue acusada de plagiar partes de las obras de la coreógrafa belga que aparecen en el video musical del tema Countdown.

 

– Silverio Orduña