Música

David Bowie: El día después de mañana


Por Pablo Cordero / @sugarskull12

La aparición en marzo del año pasado de The Next Day, vigésimo cuarto disco de David Bowie, tras una década de silencio discográfico por parte del mercurial artista británico, fue más que sólo una buena nueva en el panorama musical actual. La reaparición inesperada de uno de los creadores más importantes de la música de los últimos 50 años, aún propositivo y en plenitud de facultades, puede interpretarse como un paliativo a la entropía que envuelve a la música popular en la actualidad, y la aclamación crítica y comercial con que fue recibido resulta más que merecida. A menos de un año de la publicación del disco, aparece la versión de lujo, que en dos CDs y un DVD conjunta el material sonoro y visual publicado en torno al disco original.

Junto con los catorce temas de The Next Day, la lujosa caja incluye un DVD con los primeros cuatro videoclips extraídos del disco (todos ellos magníficos, como escribimos con anterioridad [http://gastv.mx/2013/11/20/linvitation-au-voyage-el-baile-del-rey/]), y un disco con diez temas extra, el cual es el principal punto de interés para esta reseña.

La aparición de diez temas nuevos de Bowie es noticia para cualquier aficionado al rock, aunque cabe mencionar que dos de ellos son remixes de cortes de The Next Day, mientras que tres más ya aparecían como bonus tracks en la edición mexicana del disco. Los temas inéditos, no obstante, mantienen el estándar de calidad del disco y reiteran la confianza en el buen momento creativo que vive Bowie.

 

Video oficial de “The Next Day”, con la actuación de Gary Oldman y Marion Cotillard

“Atomica” es un vibrante tema de pop-rock con un pegajoso riff, que pese a la convencionalidad de su estructura y letra, resulta un adecuado inicio para el disco. “The Informer” es una magnífica balada que deriva su potencia del toque de angustia en la garganta de Bowie que tan bien le ha funcionado en el pasado. “Like a Rocket Man” remite a una versión actualizada del pop británico de las primeras grabaciones de Bowie. “God Bless the Girl” es folk-rock melancólico y futurista, y “Born in a UFO” es un hilarante homenaje-parodia a la obra de Bruce Springsteen.

En cuanto a los temas que ya habían aparecido como bonus tracks en la anterior edición del disco, “So She” y “I’ll Take you There” son concisos, potentes y melódicos, mientras que el breve y desorientador instrumental “Plan” remite a los trabajos más experimentales de Bowie. De los dos remixes, “I’d Rather be High [Venetian Mix]” no aporta nada al resplandeciente pop del corte original (mi favorito del disco) más que recubrir las centelleantes guitarras de Gerry Leonard con un clavicordio, cambio que, si acaso, le quita energía a la canción. “Love is Lost [Hello Steve Reich Mix]”, por su parte, es una radical y brillante reinvención del tema original, realizada de James Murphy (de LCD Soundsystem, banda muy echada de menos), que a lo largo de diez minutos de patrones electrónicos repetitivos (inspirados, como el título indica, por el compositor minimalista Steve Reich) hace mano de la melodía de uno de los temas clásicos de Bowie, “Ashes to Ashes”, para obtener una mezcla realmente inspirada a medio camino entre lo nuevo y lo viejo.

 

Video oficial del remix de “Love is Lost”

¿Resulta imprescindible la versión de lujo de The Next Day? El paquete no resulta barato, y la cantidad de material inédito puede no ser suficiente para justificar la compra excepto para los aficionados de hueso colorado a la obra de Bowie. Sin embargo, la caja es estéticamente hermosa, y la calidad del contenido es incuestionable. Quien se permita el lujo de adquirirla, difícilmente se arrepentirá.