Arte

Daniela Edburg: una fotógrafa agridulce


Fotos aparentemente rosas

 

“¿Cómo te gustaría morir?”, fue lo que preguntó la fotógrafa Daniela Edburg a sus amigas antes de retratarlas para la serie Drop dead gorgeous, en la cual se establece una relación entre el deseo a ciertos productos, objetos y la muerte. No hay una muerte más dulce y aceptada con resignación que la provocada por el chocolate, las gomitas, las galletas o los pasteles.

La construcción de las imágenes de esta fotógrafa se ve atravesada por el tópico de la muerte. Familias en un picnic observando a lo lejos la explosión de una bomba, una mujer a punto de ser asesinada por cáscaras de plátano ―una alusión a la película Los pájaros de Alfred Hitchcock―, una mujer joven y bella muerta el 14 de febrero y de su interior salen corazones de tela y chocolate o una chica muerta en una piscina rodeada por Life Savers, son parte de las escenas que conforman el trabajo de Edburg.

 

 

Sus fotografías poseen una elegancia visual y una meticulosa composición. Con un acercamiento plagado de humor negro y un color intenso, ofrece una narración personal del mundo donde exagera la realidad para hacerla evidente. En parte de su obra, se pueden leer las huellas de algunas pinturas, películas y anuncios publicitarios que enriquecen su lectura.

Remains of the Day, Killing Time, Organs Pickles’and Bombs o Knit, series de esta fotógrafa retratan escenas captadas por su lente donde los personajes están en ambientes artificiales y situaciones absurdas que no dejan el remanente de lo posible: las obsesiones, la autodestrucción y la preservación.

 

 

Aunque nació en Houston, Texas, en 1975, Daniela Edburg creció en San Miguel Allende. Su trabajo se ha exhibido en diversas partes del mundo, como en el Museo de Arte Carrillo Gil,  México; Museo de Arte Latinoamericano de Long Beach, California; el Nassau County Museum of Art de Nueva York; el Museo Nacional de Bellas Artes, en Chile, y la Colección Kunsthaus de Suiza.

Daniela Edburg presenta actualmente parte de su obra en la exposición “After Álvarez Bravo: Fotografía Mexicana Ahorita” en el Museo de América, en Madrid, como parte del programa PhotoEspaña 2013. Junto con 17 fotógrafos mexicanos de los últimos 30 años, se brinda una muestra que atraviesa diferentes visiones de nuestro país, un recorrido desde la fotografía documental hasta la conceptual.

-Mariana Guillén