Arte

Cultura Norteamericana


Por Blanca Rodríguez / @iliaemblanca

 “Estar en el cine es como estar en la iglesia, es un ejercicio colectivo en el que los que están allí reunidos buscan algo que les toque el alma”.

Martin Scorsese

Un director de cine es alguien que está buscando expresarse y  dejar algo en quien ve sus películas, así es como lo define Scorsese quien además de haber dirigido 45 películas  también ha enfocado su trabajo a la investigación sobre la Historia del cine y en especial del cine norteamericano por supuesto.

Quizá se entienda presuntuoso, prejuicioso o lejos de la realidad, pero su vocación por convertirse  en sacerdote sigue en él, y lo muestra en A personal Journey with Martin Scorsese Through American Movies (1995) donde en 225 minutos expone los trabajos de los primeros directores —muchos de ellos completamente desconocidos o con nombres borrados por tiempo— y cómo cada uno tuvo que aprender o incluso inventar e implementar todo lo necesario para este nuevo medio de expresión.  En un acto de “evangelización” comparte, hasta la década de 1960 la nueva doctrina del cine, donde reconoce el poder que el cine dispone y cómo cambió la percepción respecto a realidad. Finalmente el espectador terminará haciendo su propia interpretación de la película y así la creación estará completa.

A Scorsese no le importa si no fue ganador del Oscar, él no fue políticamente correcto durante las décadas de los ochentas y noventas. De cualquier forma ganó un Oscar con la película The Departed (2006) donde Scorsese simplemente hizo lo que sabe hacer.

Él no pudo haber sido premiado por películas donde muestra cómo pasan su vida los norteamericanos. Películas como Taxi Driver, que aparece siempre en las listas de mejores películas norteamericanas, donde también se incluyen Raging Bull, Cape Fear y Goodfellas. Mucho menos pudo haber ganado un Oscar con The Last Temptation of Christ; un viaje personal dentro de su propia fe y en la de muchos. No menos valioso Nikos Kazantzakis, los que saben de cine podrán confirmar que es de las mejores manufacturas de Scorsese, desde la lectura del texto, su reinterpretación en imágenes y el trabajo realizado con sus protagonistas.

El tiempo sigue pasando y  Martin Scorsese continúa haciendo películas pero ahora está más preocupado por el futuro y las nuevas generaciones porque sabe que las cosas  siguen cambiado. Los pequeños ya no se sorprenderán ni se conmoverán como él lo hizo con el cine y sus historias cuando él fue pequeño. Martin Scorsese advierte ” El cine es una arma muy poderosa, sólo hay que tener cuidado con él y seguirlo disfrutando”.