Arte

Colateral de Adela Goldbard


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Colateral (2013) es el último trabajo de la fotógrafa mexicana Adela Goldbard, quien fue galardonada con el Premio Centenario para artistas emergentes en Zona MACO 2012. En esta serie explora sucesos de la historia mexicana a través de réplicas de accidentes aéreos y de coches explosivos. Una especie de puesta en escena, incluso con efectos especiales, documentada por medio de video y fotografías de gran formato.

Desde trabajos anteriores, la fotógrafa mexicana exploraba la reconstrucción y deconstrucción de objetos que se resignifican al ser movidos de sus contextos originales como en la serie Ficciones en 2006, donde los objetos adquieren un nuevo rol al ser movidos a otros lugares e intervenir el paisaje. En una de las fotografías que integran esta serie, se observan varios libros en medio de ovejas pastando en el campo o en otra hay un globo azul metálico en medio de un camino desierto.

Otra serie que aborda la recontextualización de los objetos en el espacio es Non Reflex (2009). La artista crea imágenes a partir de la intervención de lagos con esculturas de cristal. Se produce un juego con el reflejo del agua y de los espejos del que están hechas.

Otro aspecto que aborda es la visualización de la catástrofe producto la realidad política y social en la que se encuentra sumergida la sociedad mexicana, la hegemonía del flujo de información en los medios de comunicación y la forma en que abordan.

Sobre estas temáticas, se encuentra la serie Shoot first, ask later (2011) donde hace una intervención del espacio público en la Plaza de Armas de la ciudad de Torreón. Con preguntas recogidas de los propios habitantes de la ciudad, Adela las imprime sobre pelotas de tenis y las arroja sobre la plaza. La gente recoge estos cuestionamientos sobre el papel del gobierno que otros se hicieron.

Lo mismo ocurre con La quemada pública (2012) donde recreó con cajas de cartón una parte de la zona arqueológica de La Quemada, en Zacatecas. Con este trabajo, Adela Goldbard reflexiona sobre el ejercicio del poder  por medio de la conservación.