Arte

Close-up: Roni Horn


Por Sandra Sánchez / @phiopsia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Escuchar a un artista hablar sobre su obra no genera una jerarquía superior sobre la interpretación de la misma; sin embargo, es innegable que sus palabras produzcan  una mediación en la experiencia estética por parte de quien escucha. Los vientos del mundo del arte contemporáneo arrastran un rumor constante, la dificultad que muchos espectadores tienen al confrontarse con piezas no figurativas.

Ante esta situación, las instituciones museísticas han generado vínculos más directos con los visitantes. El fenómeno del arte comienza a entenderse como una serie de relaciones que van más allá de la pieza.  Tal es el caso de Museo Jumex, que en el marco de la exposición Un lugar en dos dimensiones: Una selección de Colección Jumex + Fred Sandback organiza Close-up, una serie de ponencias donde artistas de la exposición hablan sobre su obra. El pasado jueves 16 de enero tocó el turno a Roni Horn (Nueva York, 1955).

Horn es una artista visual interesada en los cruces entre naturaleza, exterioridad/interioridad, clima, poesía e identidad. Su práctica se basa en técnicas que pasan por la fotografía, la escritura, la escultura, la instalación y el dibujo, siendo este último la base de reflexión ante los demás. Dentro de la exposición se muestra una pieza de la serie Key and Cue (1994), que consiste en varias barras de aluminio donde se inscribe la primera línea de diferentes poemas de Emily Dickinson; Remembrance has a rear and front (el recuerdo tiene una detrás y un delante) es el verso que se expone en Museo Jumex, el cual funciona al mismo tiempo como índice del poema y como materialidad, donde la experiencia y el significado están contenidos tanto en la obra como en el lugar donde el espectador establece la relación.

Acostumbrados a un formato de conferencia, Horn propuso una dinámica distinta para la charla: el público haría preguntas que ella contestaría. Temas como el viaje, la isla, el agua y lo exterior fueron una constante que desembocaba en la cercanía que tiene con Islandia, lugar que ha visitado múltiples ocasiones produciendo dibujos, fotografías e instalaciones. Tal es el caso de Her, Her, Her and Her (2002-03) que consiste en sesenta y cuatro fotografías tomadas en el vestidor de una alberca de Reikiavik, donde a través de agujeros y fisuras en la propia arquitectura se puede observar a mujeres que ocupan dicho espacio, generando reflexiones sobre la naturaleza (en su dimensión paisajística y humana), la identidad, la repetición y el voyeurismo.

Ante la constante presencia de fotografías, un miembro del público preguntó sobre la relación entre dicha disciplina y el dibujo. La artista contestó que en el primer caso la acción y la metamorfosis es ubicada en la ejecución misma, mientras que en el segundo se da en la edición. Editar es lo más cercano a dibujar. Sin embargo, el proceso se completa siempre con el espectador y el lugar en donde se encuentra la obra, como en la charla misma.

La presencia de Horn en Close- up no sólo enriquece la dimensión pedagógica del arte; también sirve como pivote para cuestionar cuáles son sus fronteras y cómo la información y el contacto con la artista modifican la percepción que el visitante tiene sobre la obra. Después de la charla, son otros ojos los que miran Remembrance has a rear and front, también son otras las preguntas que se generan  ¿la localidad del arte está en la pieza? ¿es un fenómeno donde el objeto sólo consiste en una parte? ¿usted cómo lo ha vivido? ¿se le antoja platicar?

Las actividades en Museo Jumex continúan y se puede consultar aquí.