Arte

Chachacha! Murales de barrio


Cynthia Arvide platicó con Raymundo Rocha, del Colectivo Chachacha!, sobre el mural que acaban de terminar apoyado por Capital Mural en el Faro del Saber Escandón.

 

 

¿Qué temas les interesa trabajar?

Ha ido mutando con el tiempo, pero sobre todo nos interesan aspectos que ayuden a construir la identidad. Conceptos como familia, educación, cultura, costumbres, tradiciones. Mucho de la realidad de la clase media y baja, una gran parte de los mexicanos.

¿Mucha gente se identifica en sus murales?
Sí hay una identificación. A veces son cosas que provocan un sentimiento de nostalgia o reconocimiento. También usamos muchas fotos que nos dona la gente. Nos inspiran los personajes y situaciones icónicas de la ciudad, como “el que compra colchones o el sonidero”. También hay influencia de la historieta mexicana.

¿Es muy diferente trabajar afuera de un estudio, ¿qué cosas son las que más disfrutan de trabajar en exteriores?
La interacción con la gente. Estar afuera nos permite estudiar a las personas, identificar patrones, tiempos, dinámicas. Escuchamos los sonidos. Aunque trabajar así no es fácil, con el ruido, el clima, etc. Y no sabes cuánto durará, es algo efímero pero nos gusta que la ciudad se transforma.

¿Crees que hay mayor aprecio ahora por el arte urbano en México?
Se ha mantenido al margen. Los limites entre arte urbano, arte público, grafiti son más ambiguos cada vez. Aunque el grafiti es algo más agresivo, imponente; se trata de irrumpir un espacio y marcar. El arte urbano tiene otras posibilidades. Puede impactar socialmente o no. Puede ser solo estético o por el gusto de pintar en la calle. Está padre que haya esa movilidad también, pero con tantos términos, hay confusión.

Aún es difícil obtener espacios y recursos…
Es muy difícil conseguir los espacios, los materiales, e idealmente, un pago por tu trabajo. Algunas empresas apuestan por esto. Pero la ciudad sigue muy vacía.

Cuéntame sobre este mural
Tenemos un archivo de foto y a partir de eso hacemos montajes y retratos. Aquí hay unos niños en un día especial, les acaban de regalar juguetes y los están presumiendo. Es un día muy esperado. Hay un cambio en el estado de ánimo.

¿Tomaron en cuenta el contexto del muro?
Sí queríamos que la imagen tuviera que ver con el espacio donde estamos. Es un punto de reunión y la infancia es una etapa que te marca, determina quién eres como adulto. Más adelante queremos hacer más intervenciones en espacio público, involucrando activamente a las personas. Queremos recuperar espacios, hacer más proyectos donde haya impacto social. Se trata de regresar a la sociedad. Es una responsabilidad que creo que deberían tener todos los artistas.