Arte

Carlos Olvera, el artista monstruoso


El trabajo de Carlos Olvera es una pesadilla zombie para los fanáticos de lo terrorífico y monstruoso con un toque de ironía.

Por Perla Ruíz

 

Si hay alguien en el mundo que haya explotado los recuerdos de su infancia para crear arte, ese es definitivamente Carlos Olvera. Un regio que llegó a la Ciudad de México becado por SOMA para explotar su talento y probar suerte con sus zombies y la visión derretida del mundo que plasma en camisetas, cuadros, murales y tatuajes.

Haciendo uso de pinturas, dibujos y sonidos, Olvera ha creado un concepto global conocido como Indie Zombie que combina no sólo a estos personajes que últimamente se han vuelto tan famosos, si no que retoma todas esas cosas asquerosas y un tanto perturbadoras que podía vivir un niño de los noventas, como jugar con mocos yo-yo, ver caricaturas al estilo de Fenomenoide, escuchar noticas de clonaciones o vivir la histeria del Chupacabras.

 

Zombie

Bajo esa influencia mediática, “Charly” formó en su mente una imagen estética que cuestiona los modelos de belleza socialmente aceptados. En su mundo  la figura humana no existe, él crea una totalmente monstruosa y combinada con intestinos, sangre, mocos, huesos rotos y podredumbre, elementos que inspiran su estilo peculiar de intensos colores, texturas y terroríficos escenarios de sus obras.

Carlos Olvera

 

Uno de sus trabajos más interesantes es la forma en la que toxifica y deforma  una de las imágenes publicitarias de American Apparel, así como los murales enormes que realizó en las paredes del mítico Garage de La Sultana del Norte y su proyecto más lucrativo de zombificación donde convirtió en retrato a todos los que quisieran verse como los personajes de sus obras.

 

American Apparel

Garage

retrato zombie

 

Desde hace ya un tiempo, Carlos decidió que su arte no podía quedarse sólo en pedazos de papel, así que aprendió a tatuar y decidió agregar a su lista de talentos esta actividad. Aprovechen y dense una vuelta por su estudio ubicado en San Pedro de los Pinos, podrán ver algunas de sus obras y si se animan, también pueden salir con recuerdito en su piel.