Arte

Calle López


La revalorización de la historia defeña, la apropiación del espacio público, el espíritu aventurero para descubrir las locaciones más insospechadas de la geografía capitalina, y los particulares habitantes que la conforman, no sólo son la materia prima para poder editar mensualmente una publicaciones como nuestros hermanos de Time Out México, estrenar sitios de Internet dedicados al espíritu lúdico de esta ciudad o para que algún locutor tenga intervenciones en el radio recomendando restaurantes, museos y mercados; sino son los elementos que está utilizando una reciente camada de documentalistas con una óptica muy fresca acerca del lugar donde viven y transitan diariamente.

Para ejemplificar lo anteriormente dicho, se encuentra Calle López (2013), dirigida por el matrimonio formado por el mexicano Gerardo Barroso Alcalá y la austriaca Lisa Tillinger, y que muestra una sinfonía urbana en la mejor tradición de Alberto Cavalcanti y Walter Ruttmann.en los años 20. La cinta está ambientada en la bulliciosa e impredecible calle del título, ubicada en el Centro Histórico, paralela al Eje Central, donde congales de dudosa reputación y bares clandestinos, conviven con variopintos negocios familiares y vecindades que se caen a pedazos.

Calle López 01

Al mudarse a esta calle, que parte de Juárez (frente al Palacio de Bellas Artes) y concluye en Avenida Arcos de Belén (a las afueras de la estación Salto del Agua) este par de fotógrafos se percató de esa precisa maquinaria de relojería que funciona diariamente en esas ocho cuadras anacrónicas, gracias a la gente que trabaja en estas, por lo que decidieron retratarla en un blanco y negro granuloso (acentuando ese carácter decadente) para conocer un día de ajetreo, de vértigo, de momentos irrepetibles e impredecibles.

Si bien es imposible creer que todo lo que vemos está basado en la espontaneidad (“No hay ninguna cosa planeada. Éramos un crew muy pequeño y seguíamos a nuestros personajes en su rutina natural sin decirles qué hacer. comentaba el co-director en una presentación reciente en Cineteca Nacional) misma afirmación que queda en entredicho con la puesta en escena sin margen de error. Calle López sí logra que uno sienta cercana a las personas que capta (ese maratonista que atiende un local de jugos, la chica que se dedica a lavar automóviles, el barrendero con el que abre y cierra el documental…) capturando una esencia urbana difícil de conseguir.

 

La cinta estará participando en la sección “Hecho en México”, dentro de la 8° edición de DocsDF – Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (del 24 de octubre al 3 de noviembre).

Alberto Acuña