archivo

Artistas de México sobre el Programa Jóvenes Creadores


Marzo, 2019

El pasado ​25 de febrero​ un grupo de artistas becarios, ex-becarios, tutores y jurados del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) lanzamos un par de preguntas a la comunidad artística mexicana al respecto del programa Jóvenes Creadores. Lo anterior, como gesto ante la incertidumbre que han generado una serie de acciones inusitadas desde la dirección del Fonca, particularmente sobre la operación de dicho programa y la falta de información oficial.

Con la intención de abrir el diálogo entre comunidad artística y autoridades correspondientes sobre los logros alcanzados gracias al programa, así como de apuntar propuestas críticas sobre lo pendiente por resolver, se plantearon las preguntas: ¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?​ y ​¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?​

Mismas que circularon a través del formulario en línea Dos preguntas a los artistas de México sobre el programa Jóvenes Creadores y directamente vía mail.

El 0​4 de marzo​ se entregó físicamente un primer compilado de respuestas en las oficinas del Fonca. El presente documento integra las opiniones obtenidas de 162 artistas hasta el 11 de marzo de 2019. ​La primera parte presenta un breve resumen de las respuestas registradas ante la pregunta sobre las mejoras al programa. En un segundo apartado, se publican de manera íntegra los cuestionarios.

I

Resumen | Propuestas de mejoras para el Programa Jóvenes Creadores

Asuntos administrativos. Con ​22 propuestas​ que incluyen restituir al anterior equipo del programa Jóvenes Creadores, mejorar la comunicación interna y modificar los procesos burocráticos.

Resultados. ​Con ​56 propuestas que plantean​ que el Fonca trabaje en alternativas para comunicar convocatorias, procesos y resultados, así como reforzar la difusión pública de proyectos y la constitución de la colección de Jóvenes Creadores.

Tutores. Con ​23 propuestas ​que piden mayor interacción con los mismos, un proceso de selección de tutores más transparente y la rotación continua de jurados.

Criterios de selección. Con 20 propuestas que​ plantean que los criterios de prioridad a las carpetas y proyectos se ejerzan por encima de la trayectoria, equidad de género en el número de becas y otorgar la beca una vez por participante.

Presupuestos. Con 51 propuestas​ que apuntan al incrementó del presupuesto, el número de becas y el monto de las mismas.

Retribución Social. Con 33 propuestas que solicitan reconfigurar la dinámica con la opción de enfocarla a la educación artística.

Exposiciones. Con​ 27 propuestas​ que piden la mejora en la calidad de las muestras finales con una curaduría mejor planeada.

Difusión. Con 35 propuestas que piden incrementar la comunicación pública de los proyectos tanto a la comunidad artística como a la sociedad, así como la difusión de exposiciones y actividades derivadas del programa.

Transparencia. Con 24 propuestas que solicitan transparencia en la selección de proyectos y gastos.

Disciplinas. Con 17 propuestas que piden extender las becas a otras áreas multidisciplinarias.

Entre otros temas, las propuestas también señalan ​recortar gastos (comidas y viáticos) ​durante los encuentros del programa, extender su duración y hacerlos públicos. Contar con una base de datos ​de becarios y proyectos, así como aplicar un censo que diagnostique su impacto cultural a nivel nacional. Abrir la inclusión para el resto de los estados y reforzar la vinculación con otras instituciones como museos o galerías. Dar continuidad a los proyectos una vez concluida la beca así como asesorías a los próximos aspirantes. Además de destinar recursos para beneficiar la infraestructura de bibliotecas o estudios.

II

Respuestas | Dos preguntas a la comunidad artística en México

Hace un par de semanas circuló una entrevista con Mario Bellatin (disponible aquí), hasta entonces director del Fonca, en la que sugiere reconfigurar a la institución en su actual funcionamiento. Los efectos de las recientes decisiones son evidentes, sobre todo, para el programa Jóvenes Creadores que parece padecer cambios radicales: se ha cancelado la exposición anual itinerante que presenta los resultados del proceso de trabajo y se ha pospuesto el primer encuentro de los actuales becarios.

Ante la incertidumbre del gremio artístico, circula una carta que exhorta a hacer pública y transparente la situación por la que atraviesa la dependencia así como el futuro del programa Jóvenes Creadores.

Dado que el Fonca es una institución gubernamental afianzada gracias a la participación artística, consideramos que las decisiones sobre su destino conciernen también al gremio. En cuanto al programa Jóvenes Creadores, recalcamos la importancia de dar a conocer nuestra opinión como grupo artístico que aspira o ha sido beneficiario.

— —

Emilio Reyes Bassail (Ciudad de México, 1987), cineasta.
Jóvenes Creadores 2018-2019

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

El programa ofrece oportunidades para campos específicos de producción artística para los que no hay otro tipo de apoyos en México. Yo me dedico a la investigación a través del cine. La investigación artística es un campo que aún no tiene suficiente reconocimiento ni apoyo en México, especialmente en el cine. Los mecanismos de apoyo al cine en México son exclusivos para películas con fines comerciales o “de autor”. Por lo tanto, es difícil conseguir estímulos para cineastas con aspiraciones o metodologías diferentes a las industriales. Jóvenes Creadores tiene la suficiente amplitud en su convocatoria para apoyar propuestas distintas de cine y video. Además, al ser parte de un programa estatal, da al artista libertad de creación exenta de presiones comerciales.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Me gustaría mayor intercambio de ideas, asesorías y reuniones entre los becarios y tutores. En el caso de mi generación, llevamos 6 meses recibiendo la beca y aún no conocemos a nuestros tutores. Me parece una pésima dinámica pues el intercambio de ideas y las asesorías son igual de importantes que el apoyo económico. Sin reuniones es imposible dialogar, cuestionar y pulir el trabajo para desarrollarnos como creadores.

Antonio Bravo Avendaño (Estado de México, 1983), artista visual.
Jóvenes Creadores 2012-2013 y 2014-2015

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

En la actualidad parece imposible dedicarse de tiempo completo a la planeación, desarrollo y ejecución de propuestas artísticas y culturales. Mucho menos en los inicios de tu carrera y si tus condiciones económicas están lejos de ser holgadas. El programa Jóvenes Creadores estimula y apoya el quehacer artístico joven, no resuelve la economía, pero sí brinda la opción de poder hacer y mostrar tu trabajo. En mi caso, me permitió encaminar y dar seguimiento a mi carrera y práctica artística.

Desde mi experiencia personal, el programa me ha permitido madurar y ejecutar proyectos. Reconozco que sin el apoyo del programa algunos de mis proyectos se hubieran dificultado o suspendido, tanto en el proceso como en su manufactura.

Ser becario del programa te introduce e invita a asumir la conciencia y responsabilidad de tu práctica artística, al mismo tiempo, no deja de lado el plano formativo, a través de la interacción y diálogo entre los tutores y compañeros becarios, dentro y fuera de los encuentros. Las relaciones sociales y profesionales que se gestan durante el periodo de beca son de gran valía.

Jóvenes Creadores irrumpe en un contexto en el que todo parece mercado, brindando una opción de quehacer artístico fuera del campo comercial.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Elevar la exigencia y compromiso de becarios y tutores. Mejorar el programa de retribución social, considero que es la parte en la que falta más organización y compromiso para que más becarios entren en contacto con otras comunidades.

Dar continuidad al modelo anual de convocatoria-concurso. Al mismo tiempo, ampliar el programa a proyectos que no se supeditan a una convocatoria o un año de trabajo, sino que su temporalidad, proceso y resultados es distinta y con otras necesidades.

En el caso de las artes visuales, propondría no sólo elevar la calidad de las exposiciones, su difusión e itinerancia, también hacerlas activas con programas pedagógicos con presencia de los becarios.

Ampliar la visibilidad de los resultados anuales de los becarios en los diversos formatos y disciplinas.

Si bien es pertinente reformular, ajustar o activar partes del programa como la retribución social, no se pueden dejar de lado los resultados palpables obtenidos. Es indispensable darle continuidad y ampliarlo.

Cecilia Barreto (Ciudad de México, 1985), artista visual.
Jóvenes Creadores 2009-2010

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

El reconocimiento público y la validación institucional, el apoyo económico recibido para la compra de materiales y equipo, los encuentros cuatrimestrales en los que se reúnen 200 becarios de distintas disciplinas y en los que puedes encontrar proyectos afines a las investigaciones personales. Muchas veces después de los encuentros se forman lazos sociales y colaboraciones.

Las asesorías personalizadas con los tutores, el intercambio de experiencias, la libertad temática para desarrollar proyectos, el tiempo para producir en un país de condiciones precarias sin un mercado establecido.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Hacer la selección más rigurosa con un filtro de entrevistas públicas, que el jurado se integre de participantes multidisciplinarios, un filtro curatorial para las exposiciones que después deriven en muestras más grandes en museos, incrementar presupuesto, un programa de retribución social real en universidades, revisión de portafolios en el interior de la república.

Alianzas con la Secretaría de Relaciones Exteriores para gestionar exposiciones en el extranjero, llevar un registro digital de datos, producción y difusión de las exposiciones en plataformas sociales como Youtube.

Carlos Vielma (Saltillo, 1982), artista visual.
Jóvenes Creadores 2012-2013

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

El programa fue determinante para decidir convertirme en un artista profesional de tiempo completo. Como artista joven de provincia los encuentros fueron un despertar a una realidad que representó todo un reto. Jamás me había enfrentado a la crítica y para ser sincero, contrario a lo que pensaba inicialmente, la pasé realmente difícil durante la beca ya que mis conceptos entendidos en la comodidad de mi ciudad (Saltillo) por fortuna se vieron confrontados. El hecho de conocer a otros artistas que empezaban a insertarse en la escena de la Ciudad de México me hizo plantearme la posibilidad de mudarme, cosa que eventualmente sucedió. De los encuentros aún conservo muchos contactos y buenos amigos.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Si lo que se busca es descentralizar sugiero que no se regionalice, sino que se amplíe la información y difusión en provincia, como lo hiciera la edición XV de la Bienal Tamayo, que hizo una itinerancia por varias ciudades de la república para presentar las bases, hablar de su importancia y aclarar dudas sobre la aplicación.

Seamos realistas y aceptemos que la solidez de la escena a nivel internacional en la Ciudad de México puede apoyar a los pálidos intentos de provincia. Si lo que se pretende es ahorrar, se puede ajustar en los encuentros en cuestión de comida ya que muchos coincidimos en que está sobrada, y tal vez en los vuelos de becarios que están a 3 o 4 hrs en autobús.

Néstor Jiménez (Ciudad de México, 1988), artista visual.
Jóvenes Creadores 2011-2012 y 2015-2016

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

Uno de los beneficios más grandes —además de las sesiones de trabajo y revisiones de proyectos para compartir experiencias— son los encuentros trimestrales entre becarios. Ahí se crean redes profesionales para construir el tejido de nuevas generaciones artísticas. Es importante darle continuidad para cultivar aportaciones e ideas y que el pensamiento crítico no se estanque.

De lo contrario, daremos pasos atrás en el desarrollo artístico que hasta ahora ha tenido proyección internacional y ha fomentado una fuerte fuente de economía cultural. Es necesario entender este programa como un estímulo para potenciar carreras jóvenes y vínculos profesionales.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Podrían mejorar el formato de la exposición final, es importante elevar los estándares de calidad de las exposiciones porque es la cara al público que justifica además la importancia de la beca.

Desgraciadamente en México existen grandes huecos en la educación artística, su estructura no es clara y genera puntos de conflicto al tratar de integrarla a la vida social. Así que mejoraría también la estrategia de comunicación y abriría espacios de vinculación orgánica entre los artistas y el público.

Claudia Luna (Ciudad de México, 1988), artista visual.
Jóvenes Creadores 2013-2014 y 2018-2019

¿Qué valoras del programaJóvenes Creadores?​

Para mí representa un crecimiento a nivel creativo y profesional. El pertenecer a este programa me dio la oportunidad de conocer los procesos y el trabajo de otros becarios, así como dialogar con tutores, que en su mayoría han sido artistas que admiro. ​

Valoro que se teje una red de intercambio de conocimiento, pero también de dudas, de cuestionamiento a nuestro propio hacer, de reflexión y autocrítica. Además de estar en contacto con otras áreas que nutren el hacer. ​

Más allá del apoyo económico (que representa accesibilidad a materiales o la posibilidad de dedicar tiempo completo a la creación), me motivó a enmarcar, apuntar y trabajar para la mejora de mi labor pictórica. Fue a partir de la investigación realizada en este programa que pude crear un cuerpo de trabajo y aplicar a exposiciones, residencias, maestrías etc. ​

Valoro el sentido de profesionalismo que brindó a mi quehacer artístico, cambió mi disciplina, mi manera de investigar y, sobre todo, mi autocrítica. Después de participar en este programa las redes que se tejieron con los compañeros continúan activas.​

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?​

Me parece vital que exista algún tipo de memoria sobre los proyectos realizados al finalizar cada programa. Más allá de los informes se podría hacer un video, texto o libro de artista en los que se vierta la experiencia de cada año. No solo para ser archivado, sino para consulta DE otros compañeros becarios o público en general. La institución no parece tener ese acervo.

Israel Martínez (Ciudad de México, 1979), artista visual.
Jóvenes Creadores 2011-2012 y 2015-2016

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

El ingreso económico constante que permite concentrarse en la labor de creación, solventando algunos gastos básicos de vida y destinando un porcentaje considerable a la producción de la misma obra. Tomemos en cuenta que cada vez resulta menos el alcance económico de esta beca ante el incremento de costos/gastos en general en México.

La posibilidad de llevar una tutoría profesional, además de compartir ideas y formación con otras y otros compañeros, tanto de la misma área artística como de otras. Jóvenes Creadores ha generado maravillosas colaboraciones generacionales y cruces entre distintos campos. También los encuentros sirven para conocer qué se hace en diversas zonas del país, más allá del cancerígeno centralismo en el que vivimos.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Evaluar la posibilidad de incrementar el monto para los becarios.

Estricto rigor en el seguimiento de sus proyectos, con serias medidas si los proyectos no son llevados a cabo en lo estipulado.​

Creatividad y rigor por parte del Programa de Retribución, para que los becarios sí lleven a cabo actividades de retribución, probablemente en su entorno local.

Evaluar la posibilidad de que el primer encuentro siga realizándose fuera de la capital del país. El segundo en la capital del país, representando ciertos ahorros. Y el tercero nuevamente fuera de la capital para que las presentaciones, exposiciones, conciertos, etc. sean de forma descentralizada.​

Dicha presentación, exposición y/o concierto sería la única exhibición de los proyectos, es decir, no habría itinerancia a futuro, pues exige recursos que no abonan mucho a los proyectos ya finalizados. Los becarios deben mover su propio trabajo por su cuenta al finalizar su programa.​

Puede analizarse la cancelación de un encuentro, pero propongo que dos sí se lleven a cabo, son vitales, sobre todo, para los becarios que no residen en la capital del país. Me parece pertinente eficientar los encuentros y no gastar cantidades estratosféricas en vuelos, hoteles ni comidas, pero también vital que continúe este formato tan respetado internacionalmente por su dinámica de aprendizaje y retroalimentación.​

Estricto rigor en la revisión y entrega del proyecto final. La beca debe ser un gran apoyo para hacer grandes obras/proyectos, y que lleguen a la comunidad, no nada más para cumplir con los puntos adquiridos al ganar la beca.

Debe ser compromiso de todas y todos, institución y artistas, promotores y, sobre todo GESTORES, buscar rutas para crear nuevos eventos, espacios, etc. en México y conseguir más y diversos presupuestos, de manera que los creadores, jóvenes y no, podamos acceder a presupuestos para nuestra creación artística, y así no estar únicamente esperando las convocatorias.

Es evidente que se ha generado una idea de trabajar, muchas veces, únicamente para ganar las becas, y fuera de ellas los artistas no mueven su obra, a veces es claro revisando un portafolio de obra o currículum en artistas jóvenes, con movilidad únicamente en sus periodos como becarios. Las becas deben ser para apoyar a quienes tienen un trabajo serio, constante y no casual, o que tiene nula exhibición porque solo lo hacen para la obtención de beca. Los jurados también deben observar y evaluar esto.

Carla Lamoyi (Ciudad de México, 1990), artista visual.
Jóvenes Creadores 2014-2015

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

Para mí la beca significó la posibilidad de estar un año concentrada en mi producción artística a un nivel profesional, tener los recursos para invertir en esa producción y decidir no trabajar por una temporada en otra cosa. Los encuentros fueron espacios muy valiosos ya que facilitaban conocer a artistas visuales de la ciudad y de otros estados en distintas etapas de su carrera, así como creadores de otras disciplinas que no hubiera tenido la oportunidad de conocer de otra manera.

Los encuentros cerrados con los tutores fueron espacios de diálogo donde además de tratar lo problemas relativos a cada producción individual, también se abordaban problemas generales de las implicaciones de ser artista y del sistema de arte en México. En dichos encuentros se establecen relaciones de amistad y complicidades que nos permiten apoyarnos y generarmás proyectos, ya sea con artistas visuales o con otros creadores.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

La exposición final resulta forzada ya que muchos de los proyectos se encuentran en proceso y no representan ningún resultado real del aprovechamiento de la beca, también es algo accidentada la museografía y curaduría. Valdría la pena pensar en otra forma de visibilizar los resultados o más bien los procesos a los que conduce el programa. Tal vez un pdf en línea más amplio y detallado sobre cada proceso.

Erik Tlaseca (Ciudad de México, 1989), artista visual.
Jóvenes Creadores 2014-2015

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

Jóvenes Creadores fue mi primera oportunidad para profesionalizar mi práctica y enfocarme en un proyecto durante un año. Además de darme la confianza en un sistema que me permitió experimentar y dialogar mi práctica artística con una comunidad activa, generando vínculos muy importantes que continúan.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Es importante que se ponga más atención en cómo el programa y los grupos artísticos retribuyen a sus públicos, planteados como exposiciones, presentaciones o programas dispuestos como un mandato oficial y no como una posibilidad creativa. Además de proponer nuevos canales de vinculación.

Observación: Espero que la reestructuración de Jóvenes Creadores sea transparente y participativa, pues ha sido un modelo base para otros programas como PECDA y BBVA Bancomer-MACG.

Victor del Moral Rivera (Ciudad de México, 1987), artista visual.
Jóvenes Creadores 2014-2015 y 2017-2018

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

He sido beneficiario del programa de Jóvenes Creadores en dos ocasiones en el área de Medios Alternativos. Ambas experiencias han sido cruciales en mi proceso de aprendizaje como artista y participante de una sociedad creativa y propositiva. En ambas ocasiones conté con asesorías profesionales con tutores quienes desde distintos enfoques me hicieron complejizar mi idea de arte vinculándolo con otras disciplinas como ciencia, literatura o política.

Considero que los tres encuentros que se hacen durante el año de la beca son cruciales e indispensables, pues la interacción interdisciplinar abre nuevos caminos de comunicación. Haber conocido y ser espectador de trabajos de otras disciplinas es muy enriquecedor. Los encuentros no son solo una plataforma de conocimiento e intercambio, son catalizadores de complicidades, agrupaciones y cruces entre artistas de diferentes disciplinas que construyen un pensamiento colectivo, que generan horizontalidad y sentido de comunidad, vital en un área como el arte.

Reunirse con artistas de todas las disciplinas de la república mexicana permite comprender mejor las problemáticas del país. Genera sentido de pertenencia y consciencia social. Muchos proyectos tienen que ver con situaciones específicas de cada entidad, enterarse de ello abre posibilidades de cooperación y discusión. Que los encuentro sucedan fuera de la Ciudad de México es muy importante, descentraliza y genera un espacio-tiempo contenido que permite la concentración de los integrantes, además reactiva culturalmente otras ciudades.

Que exista un programa como tal es insistir en que “no sólo de pan vive el hombre”, aniquilarlo sería negar la posibilidad de que una sociedad complejice las maneras de relacionarse y construir sentidos múltiples en el mundo.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Elevar el monto del dinero para los proyectos. Un programa de retribución social real, riguroso, pero no rígido ni burocratizado. Que pueda entender qué sector de la sociedad es el que necesita el apoyo o conocimiento del artista. No caer en lo cuantitativo, sino en lo calificativo. Si bien la retribución debe ser obligatoria, considero importante canalizar de manera consensuada las estrategias, métodos e incidencias que cada proyecto demande. Crear espacios de vinculación con el público más allá de la mera exposición final como charlas, videos, uso de redes sociales o radio.

Victoria Nuñez (Ciudad de México, 1989), artista visual.
Jóvenes Creadores 2014-2015

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

El programa es único en el mundo por procurar que sus artistas tengan la libertad de obtener un fondo económico adecuado (más no holgado) para sus producciones. En este sentido, como becaria aprecio haber obtenido este apoyo a una edad en la que pude comprender cómo llevar a cabo un proyecto artístico de inicio a fin. Así como acercarme al propio “medio” al reconocer los procesos de otros artistas en distintas disciplinas.

Lo más interesante es precisamente cultivar un gremio: acercarnos y hacernos parte de algo más grande a nivel de reconocimiento, de saber que estás en un lugar en dónde otras personas piensan o conciben el mundo desde una perspectiva artística, fundamental para el desarrollo de cualquier sociedad.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

No le cambiaría nada, pero desearía sumar las oportunidades que aún continúan invisibles como artistas con alguna discapacidad o que se encontran en lugares de marginación extrema. Ahondar en esta problemática es más interesante que deshacer todo un programa de años y esfuerzos compartidos.

Julio Barrita (Oaxaca, 1988), fotógrafo.
Jóvenes Creadores 2014-2015 y 2016-2017

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

Primero, me gustaría plantear la importancia del pensamiento y práctica artística. En términos concretos se vuelve un punto de partida para pensarnos como especie y nuestros actos en este momento. Actualmente existen pocas posibilidades de solventar investigaciones y prácticas artísticas; dar clases, encontrar un trabajo de medio tiempo o encontrar la forma de producir un objeto de intercambio económico son las pocas opciones que los artistas jóvenes tienen para mantener dicha investigación.

Jóvenes Creadores permite involucrarse de tiempo completo en esos procesos reflexivos y prácticos, un espacio para madurar ideas y seguir con el desarrollo mental. De igual manera el intercambiar ideas, experiencias y prácticas con artistas de otros lugares construye relaciones que con el tiempo van generado flujos de información interesantes para el quehacer artístico.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Considero que existe un filtro bastante flojo para decidir qué artistas del sistema nacional tienen las capacidades para ser tutores, si bien respeto su trabajo creo que la educación es un lugar en el que se necesita motivar y explotar los procesos reflexivos. De igual manera, replantear las salidas de los proyectos, existen otras plataformas más interesantes para experimentar los resultados finales como publicaciones de circulación pública, plataformas electrónicas, exposiciones y proyecciones en espacios públicos o museos, como una forma de conectar las reflexiones personales con lo social.

Alejandro Gómez Arias (Ciudad de México, 1985), artista visual.
Jóvenes Creadores 2013-2014

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

El crecimiento profesional en los encuentros que son fundamentales para un artista en desarrollo pues generan conocimiento, redes de colaboración, pensamiento crítico, afectividades, profesionalización e incluso ayudan a perfilar generación. Su estructura permite el diálogo horizontal con los tutores y colegas, además de observar el panorama cultural del país que de otra manera sería casi imposible para un artista en formación, la diversidad cultural-regional de los artistas es muy rica.

Las autoridades del Fonca y de Secretaría de Cultura no deben olvidar que los artistas jóvenes también formamos parte de la sociedad para la cual hay que procurar contenidos, infraestructura e instituciones sólidas que trasciendan lo sexenal. No somos un grupo privilegiado a parte, la mayoría de nosotros no contamos con oferta laboral constante, seguro social o derechos laborales básicos dentro de nuestra profesión creativa.

De no ser por el programa no tendríamos manera de producir, visibilizar, dar continuidad a nuestro trabajo y, lo obvio, generar diálogos con la sociedad ni contribuir a la vida cultural del país.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Considero que aumentar el número de becarios y expandirse a otras disciplinas artísticas, incluso incluir una disciplina exclusivamente a proyectos relacionales o de carácter social. Igualmente propondría una disciplina tecnologizada con un enfoque en inteligencia artificial.

Debe trabajarse el tema de retribución social, para mí sería excelente colaborar en algún proceso educativo o similar destinado a públicos que no suelan tener acceso al arte.

Uriel López (Ciudad de México, 1988), artista visual.
Jóvenes Creadores 2016-2017

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

Una de las características más valiosas es el financiamiento de proyectos sin la necesidad de tener que justificar gastos. Esto da cabida a piezas que no necesariamente tienen una salida física, sino que el dinero se destina para financiar una investigación y/o proceso.

Que las becas sean otorgadas por artistas da mayor seguridad a que las piezas finales tenga metas realistas, un proceso pensando y una conclusión concreta. Burocratizar este proceso sería contraproducente al proceso de selección.

El intercambio con los compañeros y con el tutor también fue de las experiencias más enriquecedoras que tuve durante la beca. Es uno de los puntos clave para que los proyectos lleguen a mejores términos. En sí a nivel curricular el programa es un gran realce para la carrera de cualquier joven creador.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

De las pocas cosas que ha anunciado esta nueva administración es la cancelación de los encuentros. Considero que pueden llevarse acabo en la Ciudad de México para reducir costos de transporte y hotelería, sin embargo, deben persistir por el importante intercambio de ideas que generan.

Otra de las cosas que podrían modificarse es la naturaleza de la exhibición final. Al termino del programa se debería de realizar una selección de los proyectos que mejor fueron aterrizados, convirtiendo esta exhibición en un segundo reconocimiento dentro del programa, además de tener una muestra más pequeña, puntual e inclusive más sencilla.

Por último, que se proponga otra forma de difundir el trabajo final del programa. Por ejemplo, en el caso de las antologías estas terminan en manos de los mismos becarios y de quienes quedan en el programa los siguientes años. Proyectar mejor el trabajo final daría claridad sobre la razón del programa y la importancia de su continuidad.

Diego Trujillo Pisanty (Ciudad de México, 1986), artista visual.
Jóvenes Creadores 2013-2014 y 2015-2016

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

El apoyo que Jóvenes Creadores ha proporcionado al talento joven y a artistas de temprana trayectoria me parece invaluable. Este apoyo ha permitido que muchos artistas produzcan obra con impacto mundial, incrementando así la relevancia del arte mexicano tanto en sectores académicos como comerciales. Que un país crea en la capacidad de sus jóvenes para producir obra artística de calidad es una muestra de civilidad y de visión a largo plazo.

En cuestión más pragmática y de interés para los artistas, el programa propicia la integración entre ellos y con profesionistas en los encuentros y el sistema de tutores. La generación de un espacio para la discusión de obra en proceso es probablemente el elemento más valioso de este programa, ya que los espacios de retroalimentación son muy limitados en el país y frecuentemente se autogestionan con recursos escasos.

Finalmente, la muestra itinerante de la obra generada dentro del programa permite ver obra fresca e innovadora, diferente de los artistas establecidos que se muestran en la mayoría de los museos y galerías del país. El hecho de que la exposición viaje a los estados contribuye también a una descentralización muy necesaria de la cultura en México.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Me gustaría que el programa facilitara más la integración de artistas emergentes con el medio y mercado del arte, por ejemplo, a través de la invitación de artistas distintos a los tutores, curadores, galeristas, organizadores de festivales, etc. Esto potencialmente ayudaría a los artistas seleccionados a encontrar nuevas colaboraciones y promovería la producción de obra subsecuente una vez que termine el apoyo.

También, el programa podría ser más incluyente con el público. Si bien la exposición itinerante proporciona un espacio para ver el trabajo creado, la naturaleza del programa permitiría mostrarle al público el proceso y la cotidianidad del trabajo a través de pláticas de los becarios, revisiones abiertas y/o visitas al estudio.

Fernando Llanos (Ciudad de México, 1974), artista visual y cineasta.
Jóvenes Creadores 2000-2001

¿Qué valoras del programa de Jóvenes Creadores?

Detecta talento y potencial creativo a una temprana edad y puede ayudar a darle seguimiento. Genera en los encuentros un primer caldo de cultivo donde la interdisciplina puede florecer. Levanta los ánimos en una población que la sociedad sigue estigmatizando, los anima a aventarse al ruedo. Como creador te ayuda a pensar en proyectos ambiciosos de largo plazo. Te pone en contacto con tu gremio, tu comunidad profesional. Se abren las puertas a otros proyectos al pertenecer a una base de datos que me consta consultan otras áreas. Permite una retroalimentación puntual y acompañamiento por representantes importantes en tu disciplina.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

No sé, esta pregunta se la haría a gente profesional del equipo de Jóvenes Creadores como Rene Roquet que llevaba 25 años: ¿Qué podemos mejorar?

Cynthia Yee (Chihuahua, 1982), artista visual y cineasta.
Jóvenes Creadores 2007-2008 y 2010-2011

¿Qué valoras del programa Jóvenes Creadores?

Fui beneficiaria en dos ocasiones, en dos períodos distintos de mi carrera pude acceder a muchas otras realidades de colegas que como yo, comenzamos y esto considero es la parte fundamental, lo importante de este programa: por un año te encuentras en igualdad de condiciones, sabes que recibes el mismo monto que tus compañeros, simbólicamente es un arranque parejo, esto es liberador y fomenta lazos fundamentales para una comunidad artística en construcción.

¿Qué quisieras mejorar del programa Jóvenes Creadores?

Al ser beneficiaria por segunda ocasión formé parte del sistema de retribución como jurado en la beca estatal PECDA en dos ocasiones (por invitación de los propios estados), traté de hacer mi mejor esfuerzo revisando y evaluando un buen número de carpetas de postulantes muy diversos y que como yo, también vieron una oportunidad y valor en este sistema que cobra vida por los artistas, con su trabajo y empeño.

Algo que mejoraría sería sin duda el esquema de exposiciones, creo que el estado debe ver reflejada ‘su inversión’ de una manera más dinámica, poner aún más a disposición de curadores, gestores, museos, centros culturales la oferta de artistas y su obra ¡recién salida del horno! En los años recientes vimos la inclusión de nuevas categorías: dibujo, diseño industrial, entre otras, es necesario que sigan apareciendo más y más y más, pues el abanico de categorías en las que los artistas deciden crear está siempre en movimiento.

Continúa la consulta de las respuestas totales de manera pública aquí.