Arte

Arte bajo el influjo del jazz: Urs Jaeggi


En los mitos que abundan en el arte, uno de los más conocidos es el uso de ciertas drogas para explotar las capacidades creativas de los autores: marihuana, heroína y drogas alucinógenas aparecen en las listas. Urs Jaeggi lleva esta premisa a lo real.

 

Urs Jaeggi

 

 

En los mitos que abundan en el arte, uno de los más conocidos es el uso de ciertas drogas para explotar las capacidades creativas de los autores: marihuana, heroína y drogas alucinógenas aparecen en las listas.

Urs Jaeggi lleva esta premisa a lo real pero usando un estimulante muy especial: el baile y la música, especialmente el jazz. Pintor, escultor e instalacionista, nació en Solothurn, Suiza en 1931 y desde sus primeros intentos en el arte ha experimentado con pintura, dibujo e instalación realizados bajo el influjo de la música libre y rítmica que busca el despertar de fases desconocidas desde el inconsciente.

Según el artista, los movimientos repetitivos y los ritmos constantes logran activar las capas más profundas de nuestro cerebro, descubriendo instintos creativos al máximo. El surrealismo, Fluxus, y un minimalismo ligado al arte povera han marcado su atípica trayectoria en las artes visuales, su batalla entre el orden y el caos.

 

Ha presentado más de cuarenta exposiciones individuales entre Alemania, México, Austria, Suiza, Hungría, la República Checa, Chipre y Macedonia, Estados Unidos e Italia. Tienes la oportunidad de ver esta exposición hasta el 30 de abril en la Casa de la Primera Imprenta de América (Lic. Primo Verdad núm. 10 esq. con Moneda, Centro Histórico, México, DF).

Entérate:

  • Las obras contenidas en De paraísos artificiales y de infiernos fueron realizadas en siete días, bajo los influjos de la música y el baile.
  • Urs Jaeggi prefiere el jazz negro que la música clásica, ya que el ritmo lo hace bailar, pintar y dibujar, entrar en trance y logra llevarlo a un estado casi inconsciente.

 

Escucha: