Arte

Ariel Guzik en la Bienal de Venecia


Un artista, inventor, herbolario y varios etcéteras: Ariel Guzik.

por Beatriz Vernon

El trabajo de Ariel Guzik, seleccionado para la 55 Bienal de Venecia, ya se escucha en el Pabellón Mexicano. Su obra sonora toma como caja de resonancia gigante y escenario la antigua iglesia de San Lorenzo, lugar que Vivaldi utilizaba frecuentemente por su excelente acústica y en el que Luigi Nono, héroe de Guzik, presentó su ópera Prometeo en 1984.

excelsior.com

Con Cordiox, el espectador puede percibir el trabajo de más de tres décadas de investigación del artista, matemático, físico, biólogo y músico mexicano. Mientras que la máquina hace música con las ondas magnéticas del entorno invisibles para el ojo, también convive estéticamente con el espacio que la rodea.

 

 

Media tonelada, cuatro metros, un tímpano de cuarzo, 180 cuerdas y tres arpas son parte de la pieza que transforma vibraciones y energías invisibles en una armonía un tanto mística. ¿Quién dijo que ya no había hombres renacentistas?

Cordiox estará presentandose del 1 de junio al 24 de noviembre en Venecia.

Más información sobre el trabajo de Guzik: