Otras disciplinas

A cien años del escándalo de la Consagración


A inicios del siglo XX, las artes escénicas vivieron uno de los mayores escándalos de su historia. 

Por Silverio Orduña

 

El 29 de mayo de 1913 se estrenó La consagración de la primavera, un ballet de Vaslav Nijinsky con la música original de Ígor Stravinsky. En esa noche épica en París, el Théâtre des Champs-Élysées retumbó con los acordes y el supuesto alboroto del público que reaccionó contra la función.

www.fotosimagenes.org

El revolucionario bailarín y coreógrafo Nijinsky compuso una danza cruel y alejada de la visión tradicional del ballet del repertorio de la época. Los personajes que ideó no eran más princesas, ni hadas, ni caballeros enamorados; representó el sacrificio llano y frío de una joven virgen, elegida por el pueblo y obligada a bailar hasta la muerte para complacer al dios de la primavera.

En La consagración, la música y la danza remiten a la violencia. El escándalo y los destrozos causados por su estreno en París siguen siendo discutidos e investigados. “Se han expresado dudas de que en realidad fuese un motín; ruido hubo, pero no peleas a puñetazos, aunque se dice que 40 personas fueron sacadas del teatro. Lo más probable es que la desaprobación se haya dirigido a la excéntrica y desgarbada coreografía de Nijinsky, más que a los esfuerzos de Stravinski”, escribió recientemente la periodista Jessica Duchen para The Independent.

www.festivalteatrogayarre.com

El impacto de la fuerza musical y el reto que implica la complejidad de la composición de Stravinsky, han propiciado que La consagración de la primavera sea una de las piezas musicales referentes para las compañías de danza clásica y contemporánea a nivel mundial. Dos de las versiones coreográficas más famosas son la del francés Maurice Béjart en 1959 y la de la alemana Pina Bausch en 1975. Béjart se concentró en lo erótico que sugiere la pieza; mientras que Bausch investigó sobre el sufrimiento y dolor del sacrificio de la doncella.

www.bancaynegocios.com

En México, el Taller Coreográfico de la UNAM y el Ballet Nacional de México crearon sus versiones. Y ahora, para celebrar los cien años de La consagración de la primavera, el grupo Delfos Danza Contemporánea montará el 15 y 16 de junio, junto con la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de México, una coreografía con la mítica pieza de Stravinsky en el Palacio de Bellas Artes.