Arte

Fra.Biancoshock


Por Monserrat Garduño Hernández / @junerainbowns

 

Sin intención de convertirse en un artista, Fra.Biancoshock (Milán, 1982) se ha dado a conocer mundialmente por sus intervenciones de carácter temporal plasmadas en una variedad de paisajes urbanos. El trabajo del italiano versa entre una mezcla de creatividad, crítica social e ironía cuya finalidad es comunicar y provocar reacciones en las personas, quienes aunque con poca o ninguna educación artística, todavía quiere ser sorprendidas y conmovidas por algo fuera de lo común que se encuentre en la calle por las cuales transitan diariamente.

Alejándose del concepto de Street Art, Biancoshock ha señalado que el proceso expresivo con el que trabaja se encuentra más cercano al del arte conceptual y el performance. Con más de 400 obras, que abordan temas como el deterioro urbano, la pobreza, el estrés moderno y el sentido de la imposibilidad; exhibidas de Italia a Hungría pasando por Portugal hasta Singapur, el italiano llegó a la conclusión de que no existía una categoría en la cual pudiera alojar su inclinación artística, razón por la que decidió fundar una nueva vanguardia artística: el efimeralismo (Ephemera) del griego ephemeros “de un sólo día de duración o de corta permanencia » y hemerai derivado de hemera “día”.

El efimeralismo es un movimiento artístico basado en la transitoriedad de una experiencia que a pesar de existir de forma temporal en el espacio urbano se queda plasmado permanentemente en la mente del observador. Biancoshock considera que una pieza de arte efímero tiene que transmitirse de manera sencilla pero eficaz con el fin de agitar emocionalmente al espectador quien guardará y compartirá el mensaje observado a través de las nuevas tecnologías, los equipos audiovisuales y sus redes sociales, prolongando de esta forma la existencia de una pieza en el tiempo.

Biancoshock ha declarado que más allá de obras de arte fruto de habilidades técnicas específicas, su trabajo consiste en salir a las calles en busca de ideas y hacer lo que su ingenio le dicta. Sin limitaciones o exigencias, el artista gusta comunicar de forma accesible y divertida sus creaciones a las personas para proponerles experiencias no convencionales. Dicha producción de arte, supone una nueva corriente de pensamiento que tiene su origen tanto en el sentido práctico de las ciudades, los nuevos modelos de comunicación online y el discurso poético del arte contemporáneo, donde lo fundamental es la capacidad para darse a entender y el número de alcance que puede lograr.